Ortodoncia interceptiva

Ortodoncia interceptiva
4.5 (90%) 4 valoraciones
Todos los padres buscamos lo mejor para nuestros hijos, especialmente cuando se trata de algo que les podría afectar cuando sean mayores. Muchos observamos cómo se desarrolla la cara y la dentición de nuestros peques y a veces, nos preguntamos si requerirá de un tratamiento de ortodoncia.

¿Pero qué es la ortodoncia interceptiva?

La ortodoncia interceptiva es el nombre que utilizamos los odontólogos para referirnos a la ortodoncia infantil. La llamamos así porque pretende “interceptar” el proceso de crecimiento de la estructura maxilofacial y adelantarse a los problemas de oclusión y mordida que el niño desarrollará cuando haya finalizado su fase de crecimiento.

Los profesionales aconsejamos comenzar los tratamientos de ortodoncia interceptiva cuando en la boca del niño ya han salidos los incisivos superiores e inferiores definitivos. Esto suele ocurrir en torno a los 7 años de edad en la mayoría de los casos.

Tipos de ortodoncia interceptiva

Dependiendo del problema que se quiera corregir, habrá que recurrir a uno de estos tratamientos:

  • Máscara de tracción extraoral: dispositivo que no provoca dolor y cuya misión es estimular el desarrollo del hueso maxilar o de la mandíbula, mediante una presión originada exteriormente en el mentón y en la frente del niño.
  • Disyuntor y expansor palatino: se utiliza para corregir problemas de paladar, cuando éste se está desarrollando de forma anormal.
  • Motion o Carriere appliance para correcciones sagitales severas.
Es importante señalar que un tratamiento temprano no se aplica a todos los problemas ortodóncicos; sin embargo, puede ayudar en ciertos casos. Dos condiciones que requieren una intervención temprana son las mordidas cruzadas y los dientes delanteros sobresaliendo o muy retruidos.Una mordida cruzada puede causar que las mandíbulas crezcan irregularmente. Unos dientes delanteros que sobresalen pueden ser fracturados o dañados en un accidente con relativa facilidad.

La ortodoncia con brackets tradicionales se aplica cuando el niño ya ha perdido todos sus dientes de leche, normalmente sobre los 12 o 13 años. Si se ha seguido correctamente el tratamiento previo de ortodoncia interceptiva, la ortodoncia con brackets necesaria, cuando tenga su dentición definitiva, será mucho menos compleja.