La salud dental resiste a la Covid-19

A pesar de que la pandemia está cambiando nuestras prioridades a la fuerza, la salud dental sigue ocupando un lugar preferente. En los últimos meses el Consejo de Dentistas de España ha estado haciendo hincapié en que el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19, ingresa en el organismo a través de la mucosa oral, nasal y ocular. Este mensaje ha calado mucho, tanto que una de cada dos personas cree que una buena salud oral influye para prevenir el contagio.

Un estudio sobre el impacto de la pandemia en la salud bucodental, realizado por la red de Clínicas W. a partir de una muestra de más de 2.000 personas, manifiesta una evidente predisposición a seguir mejorando la salud de los dientes pese a que la mascarilla impide, temporalmente, mostrar la sonrisa. 31% de los españoles se muestran predispuestos a iniciar un tratamiento y más del 25% lo ha iniciado tras activarse la pandemia. Solo el 15% prefiere esperar, mientras que de los que se encontraban en tratamiento, solo el 9% ha preferido posponerlo. Y no solo eso, sino que el 55% de los dentistas de España afirma que ha aumentado su demanda en 2020. Puede resultar paradójico, pero la sociedad está aprovechando el uso obligatorio de la mascarilla para mejorar estética y funcionalmente la sonrisa. Tanto que los tratamientos más demandados este año son la implantología, soluciones estéticas como las carillas dentales y especialmente la ortodoncia.

Pese a la incertidumbre del confinamiento, la investigación revela plena confianza de sociedad en el sector odontológico. El 91% de la población se muestra convencida de que las clínicas dentales son espacios seguros en la ‘era covid’. Las clínicas ya venían aplicando las medidas de protección desde hace años y con la reapertura han reforzado sus protocolos con nuevas medidas como el triaje telefónico, la descontaminación de espacios o el uso de equipos de protección individual, entre otros, para prevenir y frenar la expansión del virus. Fuera de las fronteras, el escenario que vive el sector refuerza la confianza en las clínicas como espacio seguro, aun tratándose de grupos muy expuestos. Un estudio publicado en la revista The Journal of the American Dental Association publicado recientemente apunta que solo el 1% de los dentistas de Estados Unidos se ha contagiado de la Covid-19.

Por lo tanto, en estos momentos la Covid-19 no supone ninguna barrera para acudir con regularidad al dentista. El 51% de los entrevistados asegura no tener ningún impedimento para ir a la consulta. Tan solo el 1% achaca al virus la decisión de no visitar al dentista, mientras la ausencia de un problema grave (14%), la falta de tiempo (12%) y las razones económicas (12%) son los principales motivos para no revisar la salud bucodental.

Y, finalmente, respecto al tradicional miedo al dentista, cabe destacar que también evoluciona de forma positiva en un año tan complicado como está siendo el 2020. Según el análisis tan solo el 6% considera esta circunstancia la barrera que le separa del cuidado de su salud bucodental, sensiblemente por debajo del 10% del año pasado.