La importancia de la salud dental en los niños con diabetes

La importancia de la salud dental en los niños con diabetes
5 (100%) 1 valoraciones
La Diabetes afecta a un porcentaje importante de la población y cada vez se observa con mayor frecuencia en niños y adolescentes. Según la SED (Sociedad Española de la Diabetes), la relación entre diabetes y los problemas bucodentales es bidireccional, es decir que no solo la diabetes aumenta los riesgos de padecer problemas bucodentales sino que, además, esta enfermedad puede verse afectada por dichos problemas. Este es la razón que nos lleva a hacer especial hincapié en la importancia para los diabéticos, especialmente infantiles y juveniles, de tener una boca sana y cuidada.

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por las variaciones en los niveles de glucosa. Si no se lleva de manera controlada, aumentan las posibilidades de tener problemas bucales, entre otros, y hace que sea necesario prestar especial atención a ciertas patologías. Por ejemplo, con la hiperglucemia el nivel de glucosa alrededor de las encías es más alto de lo normal por lo que las bacterias causantes de la caries (estreptococos) tienen más posibilidades de sobrevivir y, por lo tanto, de dañar el esmalte.

Por otro lado, un control glucémico inadecuado deriva con más facilidad en problemas de gingivitis, una inflamación de las encías que tiene su origen en la acumulación de placa dental. La diabetes es determinante para la aparición o agravamiento de este trastorno bucodental y lo mismo ocurre con la periodontitis, una infección grave que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes que, en un estadio avanzado, puede derivar en pérdida de piezas dentales.

Para ayudar a prevenir el daño en los dientes y las encías del pequeño, hemos de tomar su cuidado dental y de la diabetes con seriedad:

  • Controlar su nivel de azúcar y seguir las indicaciones de su médico.
  • Tiene que cepillarse los dientes al menos dos veces al día.
  • Tiene que usar hilo dental por lo menos una vez al día.
  • Programar visitas regulares al dentista.
  • Asegurarnos de que el profesional sepa que el niño tiene diabetes.
  • Revisar periódicamente sus encías para descartar cualquier anomalía.

El control de la diabetes es un compromiso de por vida, y eso incluye un adecuado cuidado dental. Vuestros esfuerzos se verán recompensados con sus dientes y encías saludables de por vida. Si tenéis cualquier duda o pregunta, nos podéis contactar por teléfono al 968 20 19 26 / 968 90 88 80 o por email: info@dentalinfantil.es.