4 consejos para crear hábitos de higiene bucal en los niños

¿Alguna vez te has preguntado por qué los dentistas insisten tanto en la importancia de atender la salud bucodental desde la infancia? Te sorprendería la cantidad de problemas dentales que podrían evitarse con buenos hábitos de higiene bucal y una alimentación saludable. Por eso en este post vamos a darte 4 consejos para crear hábitos de higiene bucal en los niños, para evitar problemas durante la infancia y también en la edad adulta.

1. Higiene diaria para prevenir las caries.

Padres y madres deben crear hábitos de higiene bucal diaria en los hijos. Aunque sabemos que a veces los peques no ponen las cosas fáciles… Por eso en el siguiente punto también te damos 3 trucos para que la hora de lavarse los dientes se convierta en un momento divertido y agradable en familia.

También te puede interesar: Cuentos cortos para lavarse los dientes

2. ¿Cómo conseguir que los peques de la casa se laven los dientes después de cada comida?

¿Que los peques se laven los dientes 3 veces al día sin protestas es posible? Sí, ¡toma nota!

  • ¡A jugar! Situados delante del espejo invítalos a imitar tus movimientos.
  • Usa un cronómetro o un reloj de arena para controlar el tiempo de cepillado, ¡les divertirá!
  • Implícalos en el proceso: compra y elige con ellos su cepillo de dientes y déjalos que echen la pasta en el cepillo (con un poco de ayuda).

3. Una revisión al año, como mínimo, en el dentista.

Formar a los niños en la prevención es la mejor manera de evitar enfermedades bucales en su edad adulta. Las visitas al dentista ayudan a detectar problemas bucales de forma temprana y además permiten que el niño pierda el miedo a estas visitas y evite relacionarlo con algo molesto o doloroso.

4. ¿Cuándo empezar?

¡Prácticamente desde el principio! Se recomienda limpiar las encías con una gasa desde el nacimiento. Además, el cepillado es obligatorio desde la aparición del primer diente y entre 0 y 3 años usar una pasta de dientes de 1000 ppm (partes por millón) de ión flúor.

Y recuerda que los niños y niñas aprenden por imitación, si tú te lavas bien los dientes, ellos también lo harán. Porque el aprendizaje del proceso y rutinas para asegurar su salud bucodental depende, sin ninguna duda, de la educación que reciba de papá y mamá. Ellos deben ser su mejor reflejo en cuanto a cuidado e higiene en los más pequeños.