El azúcar, nuestro dulce enemigo

El azúcar, nuestro dulce enemigo
5 (100%) 29 valoraciones

pedroruiz-1011


Las golosinas, el chocolate, los bombones, siguen siendo un gran premio, especialmente para los niños. Y es que, como bien dice el dicho: “A nadie le amarga un dulce”. No obstante, una alimentación rica en azúcares es la principal causa de la caries dental. El azúcar sirve de alimento a las bacterias cariogénicas que lo fermentan y producen ácido láctico. Este ácido disminuye el pH de la boca, daña el esmalte y hace que el diente pierda su protección.

La Organización Mundial de la Salud aconseja reducir el consumo del azúcar a un 5% (unos 25g al día) para prevenir este problema y también otras enfermedades asociadas, como sería la obesidad infantil. Moderar su ingesta no es una tarea fácil teniendo en cuenta, por ejemplo, que sólo un zumo procesado ya contiene 40g aproximadamente. Entonces, ¿qué hacer para que los niños coman menos dulces? Aquí tenéis algunos consejos:

  • En ningún momento hemos de prohibirles su consumo. Hay que enseñarles que con pequeñas raciones es suficiente.
  • Hacer de las golosinas una comida eventual, no un alimento cotidiano.
  • Si los niños no se comen su comida, no hay que ofrecerles dulces extra. Las golosinas no reemplazan otras ingestas, ni pueden compensar el escaso consumo a la hora de comer.
  • Sustituir los dulces por una apetitosa fruta.
  • Enseñarles que las chuches no son incentivos o premios, porque le otorgaríamos valor. Es mejor compensarles con un detalle no comestible.
  • Cambia los refrescos azucarados y zumos procesados por los naturales.
  • Y lo más importante, enseñarles a comer de forma saludable.

Si tenéis cualquier duda sobre la salud bucodental de vuestros pequeños, no dudéis en visitarnos.