¿Qué relación hay entre higiene dental y enfermedad cardiovascular?

¿Qué relación hay entre higiene dental y enfermedad cardiovascular?
5 (100%) 2 valoraciones

Nos puede parecer, a simple vista, que la salud dental y la cardiovascular no tienen ninguna relación. No obstante, son muchos los estudios que aseguran que las enfermedades periodontales pueden contribuir al desarrollo de la diabetes y de enfermedades cardiovasculares. Una buena salud bucodental no se reflejará sólo en nuestra boca, sino también en el buen funcionamiento de todo nuestro cuerpo.

La Sociedad Europea de Cardiología y la Academia Americana de Periodontología son algunas de las entidades que afirman esta relación. Según sus estudios, sufrir enfermedades periodontales nos hace más propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares. Concretamente, las personas con periodontitis tienen un 25% más de probabilidades de sufrir una enfermedad coronaria, como un infarto.

Pero, ¿cuál es la relación entre lo que ocurre en nuestra boca y lo que puede ocurrir en nuestro corazón?

Las bacterias y las células proinflamatorias que están asociadas a la infección de las encías pueden entrar en el torrente sanguíneo a raíz de las heridas que se forman en la cavidad bucal, ya sea comiendo, cepillando, etc. Desde el torrente, las bacterias se adhieren a los vasos sanguíneos y aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular.

La enfermedad periodontal no sólo favorece la aparición de problemas cardiovasculares, también se pueden agravar si ya existen. Por lo tanto, aquellas personas que sufren del corazón, deben poner especial atención a la salud de su boca.

¿Cómo disminuir las probabilidades de desarrollar problemas bucales y cardiovasculares

  • Cepillarse los dientes después de cada comida.
  • Complementar el uso del cepillo con el uso del hilo dental y del enjuague bucal.
  • Mantener una dieta equilibrada puesto que es la mejor aliada de nuestra boca y de nuestra salud en general.
  • Evitar el tabaco y/o estar expuesto al humo, sobre todo los más pequeños.
  • Visitar al dentista, al menos, una vez al año, o dos veces en el caso de los niños.
¡No olvides nunca la importancia de establecer unos correctos hábitos de higiene bucal diaria! Incúlcalos a tus hijos, pues cuidando sus dientes y sus encías, cuidas su corazón!