¿Cuándo deben ir los niños al dentista por primera vez ?

¿Cuándo deben ir los niños al dentista por primera vez ?
5 (100%) 1 valoraciones
Cada vez hay más niños pequeños con problemas dentales y, por eso, desde nuestra clínica aconsejamos que los niños acudan al odontopediatra no más tarde de la erupción de los primeros molares, que suele ser a los 18 meses aproximadamente. En esa visita el especialista podrá hacer un seguimiento detallado del crecimiento maxilar y de la mandíbula del pequeño, así como identificar y prevenir posibles patologías. Además, los padres recibirán toda la información necesaria para el correcto cuidado de los dientes de su bebé.

Una buena salud en los dientes temporales (dientes de leche) ayuda a prevenir problemas dentales durante la vida adulta. El cuidado de los dientes de leche, así como la prevención y el tratamiento de las caries en éstos, es fundamental ya que de ellos depende el mantenimiento del espacio de los dientes definitivos.

Hasta los 3 años, si no se presenta ningún problema, se recomienda realizar revisiones cada 6 meses. El dentista controlará los hábitos de higiene, el desarrollo de los maxilares e intentará prevenir cualquier alteración o problema de forma precoz. Estas revisiones podrían pautarse de manera más periódica según el riesgo individual del niño a desarrollar caries.

A partir de los 3 años los niños suelen tener todos los dientes de la boca y se debe insistir en mejorar la higiene oral. A partir de los 5 años, durante el período de recambio dentario, las revisiones también deberían ser semestrales. Estas visitas periódicas ayudan a que los niños asimilen buenas prácticas de higiene bucal desde edades tempranas y las vayan mejorando de forma progresiva.

A medida que van creciendo y son más conscientes de la importancia de cepillarse los dientes con frecuencia, por lo general, las revisiones pasan a realizarse una vez al año. En cualquier caso, el odontopediatra valorará los factores de riesgo individuales del menor para recomendar las pautas que más se ajustan a sus necesidades y para concretar la frecuencia de las revisiones posteriores.