Verano y el cuidado dental en los niños

Verano y el cuidado dental en los niños
5 (100%) 1 valoraciones

Llegaron las vacaciones para los niños, pero no para el cuidado dental. En la época estival se suele producir un aumento de caries y enfermedades periodontales. Entre las principales causas encontramos el incremento considerable del consumo de bebidas azucaradas y helados. La tendencia a picar entre horas o comer más frecuentemente fuera de casa tampoco ayuda a mantener una buena higiene bucal. Las caries no son una patología de aparición inmediata, por lo que se debe incidir en la higiene diaria, especialmente en los más pequeños, para evitar que en el futuro esta falta de cuidados provoque un incremento de su aparición o un empeoramiento de patologías periodontales.

 Asimismo, el buen tiempo hace que nos animemos con más frecuencia a realizar algún tipo de deporte al aire libre, como ir a la piscina / playa, salir con la bicicleta, etc. Los niños tienen que llevar mucho cuidado para evitar posibles caídas y golpes. 
 

Por otro lado, durante la etapa vacacional también se produce un aumento de los casos de la sensibilidad dental derivado del consumo de alimentos como helados o bebidas frías. En ese caso deberíamos reducir la sensibilidad dental mediante acciones simples como optar por productos de higiene dental específicos para dientes sensibles, elegir un cepillo de dientes suave, cepillarse suavemente y cuidar el consumo de alimentos ácidos (zumos, refrescos, etc.).

 
El aumento de la temperatura en verano y una mayor exposición al sol provoca una serie de cambios a nivel fisiológico que repercute directamente en nuestra salud dental. La pérdida de agua de nuestro organismo propicia la sequedad bucal, síntoma principal de un cuerpo deshidratado. Esto puede dar lugar a un incremento de la densidad salivar, provocando la pérdida de parte de sus propiedades lubricantes. En este sentido, es muy importante que los más pequeños mantengan la hidratación y concentración de sales adecuada, invitándoles a beber agua regularmente o bebidas sin azúcar, así como un consumo habitual de frutas y verduras.

Aprovechando las vacaciones, os recomendamos que nos visitéis con tal de realizar la revisión para la que durante el resto del año nunca encontramos tiempo. Es de especial importancia que, al terminar sus clases y antes de marchar a campamentos o a lugares alejados del domicilio, los niños revisen su estado bucodental y de este modo disfruten de un verano con la mejor de las sonrisas.