Salud bucal en niños con discapacidades y necesidades especiales (I)

Salud bucal en niños con discapacidades y necesidades especiales (I)
5 (100%) 42 valoraciones

Los niños con discapacidades y necesidades especiales tienen más riesgo de sufrir una condición crónica a nivel físico, de desarrollo, comportamiento o emocional. Necesitan servicios y cuidados que van más allá del tipo de servicios que generalmente reciben los niños. Dependen de otros para lograr y mantener una buena salud, y la salud bucal no es una excepción. Una boca limpia es una de las necesidades de salud más importantes durante toda la vida y estará influenciada por la habilidad de darle al niño la ayuda necesaria.

Los problemas comunes bucales, tales como caries o enfermedades de las encías, afectan a todos los niños. No obstante, los niños con discapacidades y otras necesidades especiales tienen más problemas de salud bucal que la población en general. Por ejemplo, los niños con discapacidades pueden tener problemas de habilidades cognitivas, comportamiento, movilidad, neuromusculares (babeo, atragantamiento y problemas para tragar), movimientos corporales no controlados, reflujo gastroesofágico, o convulsiones. Estas complicaciones pueden representar obstáculos para el cuidado adecuado de la boca y hacer que los niños tengan mayores riesgos de desarrollar enfermedades bucodentales.

Los niños que tienen alguna de las siguientes condiciones necesitan un cuidado bucal especial: síndrome de Down, epilepsia o convulsiones, labio o paladar leporino, anomalías estructurales (en la cabeza, cara y/o boca), parálisis cerebral, discapacidades de aprendizaje o desarrollo, problemas de visión u oído, o infección VIH. Si el niño muestra alguno de los siguientes síntomas:

  • aprieta los dientes,
  • evita la comida,
  • prefiere alimentos blandos,
  • se toca dentro o alrededor de la boca, las mandíbulas y mejillas,
  • tiene mal aliento
  • tiene los dientes manchados

es muy importante que acuda cuanto antes a un centro clínico dental especializado para prevenir o diagnosticar cualquier patología y obtener con el tiempo un resultado satisfactorio, evitando dolencias o lesiones mayores.