Bruxismo infantil II (tratamiento)

Bruxismo infantil II (tratamiento)
5 (100%) 2 valoraciones

Hace un par de semanas en este artículo os explicábamos qué es y cuáles son las causas del bruxismo infantil. Esta vez os vamos a hablar sobre los posibles tratamientos del mismo.

Es probable que el hábito de apretar y rechinar los dientes sea pasajero. Tal vez se deba a una situación estresante (cambios, enfermedades, muchas exigencias, etc.) y desaparezca cuando pase esa época puntual, la cual suele suceder

Después de los 6-7 años aproximadamente. Lo que podemos hacer es observar cuándo hay bruxismo y si coincide con las situaciones mencionadas.

Si el trastorno es recurrente, se aconseja acudir al dentista para que examine y valore las lesiones. Si éstas son mínimas o imperceptibles, no es necesario ningún tratamiento local, sino más bien una atención esmerada a los trastornos de ansiedad.

Una forma de tratar este hábito de manera no invasiva es con terapias antiestrés, mediante la práctica de algún deporte, paseos, un baño relajante, un masaje, la lectura de un cuento, escuchar música, etc. Hay que procurar que no se vayan tristes ni enfadados a la cama (ni que lo estemos nosotros con ellos). En definitiva, buscar el modo en el que el niño abandone los nervios antes de dormirse, y por supuesto nada de televisión u ordenador antes de ir a la cama, ya que hace que no estén “desconectados” ni tranquilos.

Cuando se trata de unas lesiones acentuadas y su posible afección muscular, en la mayoría de los casos es necesaria la colocación de una protección dental de resina o plástico, conocida como férula de descarga, para impedir la lesión permanente y afección de los dientes. En ocasiones también se recomienda la fisioterapia con ejercicios musculares para ayudar a su relajación y disminuir el dolor provocado por la tensión bucodental.

En resumen, el bruxismo infantil se produce cuando el niño aprieta y rechina los dientes mientras duerme. Hemos de estar atentos a su evolución e intensidad, intentando reducir las posibles causas que lo provocan para que el niño duerma más relajado y tranquilo, y para evitar problemas derivados de este trastorno. Como siempre, para cualquier cuestión, duda o más información, quedamos a vuestra disposición.