Brackets autoligables

Brackets autoligables
5 (100%) 1 valoraciones

Actualmente la ortodoncia es una de las principales preocupaciones de salud, y con razón. Según los estudios realizados por la Fundación Dental Española y el Consejo de Dentistas de España, el malposicionamiento dentaría es una de las afecciones dentales más habituales en niños. La principal solución para estas alteraciones son los barckets. Su uso se ha normalizado tanto que para los niños ya forma parte de un asunto habitual de la infancia.

La última tecnología en los tratamientos ortodóncicos son los brackets autoligables. Mientras que los brackets convencionales necesitan unas ligaduras metálicas o elásticas para unir el arco a los brackets, los autoligables llevan una pequeña compuerta en la parte frontal que sujeta al arco.

En la ortodoncia convencional los anillos elastoméricos pierden su fuerza, cambian de color y retienen muchos alimentos y placa bacteriana, por lo que hay que cambiarlos a menudo. Además, generan mucha fricción, lo que obliga a realizar fuerzas más intensas para mover los dientes, generando molestias o sensación de presión en los pacientes.

¿Qué ventajas nos ofrecen los brackets autoligables?

  • En la gran mayoría de los casos no hay necesidad de extracción de piezas dentales.
  • El tratamiento es mucho más cómodo y agradable ya que el sistema evita que el aparato ejerza fuerzas excesivas y ocasione molestias.
  • En combinación con arcos de última tecnología ejercen la fuerza óptima que necesitan los dientes para moverse de una forma mucho más eficiente, es decir, de un modo rápido y fisiológico.
  • El tiempo de tratamiento es significativamente más corto.
  • Las revisiones son menos numerosas.
  • Las visitas son más cortas en comparación con los sistemas clásicos de brackets.
  • Aparte de producir una mejoría a nivel dentario, el tratamiento también favorece la belleza del rostro, al dar más soporte a los tejidos blandos del tercio inferior de la cara de una forma natural.