8 errores más comunes que cometen los niños al cepillarse los dientes

8 errores más comunes que cometen los niños al cepillarse los dientes
5 (100%) 1 valoraciones

Todos sabemos que el cepillado dental es uno de los elementos más importantes para cuidar la salud dental. Este hábito tan beneficioso pierde eficacia cuando no se realiza de manera correcta. Las bacterias y los restos de comida no se eliminan de la boca y es ahí cuando surgen los problemas. A continuación te desvelamos los 8 errores más comunes que cometen los pequeños (y también los mayores) al cepillarse los dientes.

  1. Mojar el cepillo antes de echar la pasta dental. El cepillado debería realizarse con el cepillo seco para que los restos de comida se puedan retirar con más facilidad, sin generar espuma.
  2. Enjuagarse la boca mientras se cepillan. Deberían hacerlo sólo una vez y al terminar el cepillado. De otra forma eliminan la pasta y el fluoruro, encargados de la limpieza y protección.
  3. Cepillarse los dientes demasiado rápido. Si lo hacen con prisas es posible que algunas zonas queden sin repasar. Para conseguir buenos resultados, han de hacerlo durante 2 minutos.
  4. Cepillarse demasiadas veces o demasiado fuerte. El exceso también puede ser perjudicial para la salud oral; puede dañar el esmalte y las encías. Desde nuestra clínica recomendamos que lo hagan suavemente y no más de tres veces al día.
  5. Cepillarse solamente la parte visible. Es importante limpiar la cara externa e interna, superior e inferior de los dientes y muelas de ambas mandíbulas, así como la lengua.
  6. Cepillarse los dientes haciendo otras tareas. El lavado necesita atención y cuidado, y no se puede compaginar con otras actividades. Si los niños son muy pequeños, recomendamos que les superviséis y les ayudéis.
  7. No inclinar bien el cepillo. Lo aconsejable sería mantener el cepillo en un ángulo de 45%, y hacer movimientos circulares desde la encía hasta el diente.
  8. Emplear pastas sin flúor o con demasiada (o poca) cantidad. Os recomendamos este artículo para averiguar la cantidad de pasta dentífrica que necesitan los niños según su edad.